Parte 2. Recuerdos borrosos

Es difícil relatar cuando nos conocimos. Cada vez que intento recordar veo motas grises aglutinándose. A pesar de eso, hay un momento claro.

Era Julio. Las calles nocturnas de la ciudad de Fuco sufrían los estragos de las lluvias que caen esas fechas. Sudaban humedad.

Esa noche tenía una fiesta y veintitrés años. No me pregunten qué ropa usé. Seré honesta, no me acuerdo. Sé que puse en el cuerpo baja estima. En la cabeza coloqué imaginación -infaltable- y en los labios timidez con una pizca de falsedad.

Es poco lo que guardo en mi memoria. A decir verdad, la gente y su algarabía pasan a segundo plano si pienso en el instante de nuestros cuerpos tocándose.
Eras el primo de la cumpleañera y yo su amiga. Ella nos presentó. Un hombre más, sin importancia, o al menos eso pensé.

Transcurrió la fiesta. A pesar de mi falta de coordinación me atreví a bailar. En la pista de baile formamos un círculo. Bailamos. Tú a mi lado. Luego hicimos un trencito. Ahí, entre la vorágine y el juego, tu mano tocó mi cintura. Todo se detuvo. La música, el tiempo, todo. Menos mi sangre y su temperatura. Todo aguantó un suspiro. Menos las hormonas. Un pensamiento me invadió. Por motivos absurdos que conozco -y no diré-, te  metí en la “zona de amigos”.

----------------------------------------------------------------------
"De amistad, amor y otros enredos" es un relato breve que se comparte cada viernes vía Blog, Facebook y Twitter (@AzulYsabel). Puedes leer las entregas anteriores aquí:
Parte 1. ¿Permiso?

Comentarios

Entradas populares de este blog

Gracias Argentina

Placer Verbal